Grupo DRV Phytolab 902 10 00 21

Piel extremadamente sensible, ¿qué cuidados le dedico?

piel reactiva

Rojeces, irritaciones constantes, tirantez, malestar… ¿Te suenan algunos de estos síntomas? Si es así, seguro que no te descubrimos nada nuevo si te decimos que tienes la piel sensible y reactiva. ¿Qué cuidados de la piel debes aplicarle?

Tranquila: hemos venido a socorrerte (o a intentarlo). “¿Qué me pasa?”, te habrás preguntado en más de una ocasión. Si piensas que no hay solución que valga, si todo tipo de cuidados de la piel, si ya no sabes en qué páginas de internet buscar información y no te apetece salir de debajo de las sábanas… Lo primero es dejar de buscar en internet y acudir a un profesional de la piel que valore tu problema y sepa cómo actuar frente a las características específicas de tu cutis. ¡En un centro ANESI profesional podremos ayudarte! A partir de un diagnóstico adecuado, podrás establecer una rutina de cuidados que SÍ te funcione para que te apetezca volver a sacar tu rostro a relucir.

Conócete: las características de la piel extremadamente sensible

Algo “bueno” de tener este tipo de piel es que es muy fácil de reconocer. ¿Cuáles son los síntomas más habituales?:

  • Piel tensa, tirante
  • Rojeces abundantes
  • Intolerancia a una gran mayoría de productos cosméticos
  • Síntomas por estrés o factores hormonales varios

Controlar estos efectos a veces no está en nuestras manos, y por ello debemos actuar en la manera que nos sea posible. La línea Harmonie de ANESI está especialmente diseñada para cuidar el estado de las pieles reactivas y sensibles. ¡No la pierdas de vista! Y no dejes de acudir a tu centro más cercano para un diagnóstico adecuado.

Los pasos básicos para los cuidados de la piel sensible

Cada piel es un mundo y, desgraciadamente, con las pieles sensibles en ocasiones sólo conocemos cómo van a reaccionar mediante el ensayo y el error. Pero una rutina básica de cuidados de la piel puede ayudar a paliar o evitar los molestos brotes e irritaciones que tanto nos molestan.

La base es una buena higiene facial que nos ayude a deshacernos de agentes nocivos que perjudiquen nuestra piel, así como una correcta hidratación para contrarrestar la fragilidad del cutis y mantener los niveles de agua que nuestro rostro sensible necesita.

Lo que NUNCA debemos olvidar es la protección solar, y es que el sol sale todos los días del año. Sí, es evidente, pero no todo el mundo protege su piel más allá de los meses de verano, ¡y es un tremendo error, y más si sufres de piel reactiva!

Ten muy en cuenta los productos que escoges y, si dudas, no temas preguntarle a un profesional de la piel. Elegir un producto sin conocer sus componentes puede ser fatal para la piel sensible y empeorar su situación. ¡Lo mismo ocurre con el maquillaje! Tu piel es lo primero, ¡no uses cualquier cosa!


¿Eres esteticista? Dale a PLEI y descúbrelo todo sobre Anesi, ¡no esperes más!

 

María Corral
No Comments
Leave a Comment: